La calidad importa: hacer de la calidad el estándar, no una opción

Hacer de la calidad el estándar, no una opción

Presentado por: Jasmine Thornton, Director General de Participación Familiar y Comunitaria

La educación equitativa para los niños negros y morenos es un tema fundamental en el campo de la reforma educativa. Históricamente, en el Sur Profundo, las comunidades marginadas han enfrentado importantes disparidades en el acceso a una educación de calidad, lo que ha resultado en desigualdades sociales y económicas duraderas. Las iniciativas de reforma educativa, como el Movimiento de Elección Escolar, tienen como objetivo abordar estas disparidades y crear un entorno de aprendizaje más equitativo para todos los estudiantes. Este blog explora la importancia de una educación equitativa para los niños negros y morenos y examina las estrategias y políticas necesarias para lograr una reforma educativa significativa en el Sur.

 …arraigado en el AMOR

La educación equitativa para los niños negros y morenos juega un papel crucial en el desmantelamiento de las barreras sistémicas y el fomento de una sociedad más inclusiva. Cuando los estudiantes de comunidades marginadas reciben acceso equitativo a una educación de calidad, tienen más probabilidades de prosperar académicamente y desarrollar las habilidades necesarias para el éxito futuro. Además, una educación equitativa brinda oportunidades para que estos niños desafíen los estereotipos, ganen confianza en sí mismos y contribuyan positivamente a sus comunidades. Al cerrar la brecha de oportunidades (a menudo mal etiquetada como brecha de logros), Repúblicas Escolares se propone crear una sociedad que valore y celebre la diversidad, promueva la cohesión social y rompa el ciclo de pobreza intergeneracional. 

…arraigado en el LOGRO

A pesar de los avances logrados en los últimos años, persisten importantes desafíos y disparidades dentro del sistema educativo para los niños negros y morenos. Uno de los desafíos clave es la persistente brecha de rendimiento, que se refiere a la disparidad constante en el rendimiento académico entre estos estudiantes y sus homólogos blancos. Esta brecha puede atribuirse a varios factores, como el acceso desigual a los recursos, la financiación inadecuada de las escuelas en comunidades de bajos ingresos y las prácticas disciplinarias sesgadas que afectan desproporcionadamente a los estudiantes de minorías. RePublic Schools se ha comprometido a cerrar la brecha de rendimiento desde sus inicios. En los últimos cinco años hemos logrado avances significativos; sin embargo, el sueño está lejos de realizarse. Como red de escuelas, continuamos trabajando duro al servicio de nuestros estudiantes y familias, mientras nos esforzamos por demostrar lo que es posible. 

Otro desafío nacional es la falta de diversidad entre docentes y líderes educativos. Las investigaciones han demostrado la importancia de tener diversos modelos a seguir que puedan identificarse y comprender las experiencias de los estudiantes negros y morenos. Sin embargo, la profesión docente sigue siendo predominantemente blanca, lo que limita las oportunidades de los estudiantes de verse representados en posiciones de autoridad dentro del sistema educativo. Esta falta de diversidad puede afectar la calidad de la educación que reciben estos estudiantes y contribuir a sentimientos de marginación. En 2016, RePublic adoptó una postura activa para garantizar que nuestros maestros y líderes reflejaran nuestra población académica. En dos años, más de 70% de nuestro personal se identificaron como personas de color. 

Más allá de la representación, el plan de estudios en sí mismo a menudo no refleja adecuadamente las experiencias y contribuciones de las personas negras y morenas. Este enfoque eurocéntrico de la educación no sólo perpetúa los estereotipos sino que también pasa por alto la rica historia y las contribuciones culturales de diversas comunidades. Para lograr una educación equitativa, es crucial abordar estos desafíos y disparidades de frente. 

 …arraigado en el ANTIRACISMO

La reforma educativa se refiere a los cambios intencionales realizados en el sistema educativo para mejorar los resultados de todos los estudiantes. Reconoce la necesidad de abordar los desafíos y disparidades que enfrentan los niños negros y morenos y trabaja para crear un sistema educativo más equitativo.

Una estrategia potencial es aumentar la financiación para las escuelas en comunidades de bajos ingresos. Una financiación adecuada puede proporcionar recursos y apoyo para abordar las necesidades únicas de estos estudiantes, incluidas clases más pequeñas, materiales educativos actualizados y programas especializados. Además, el desarrollo profesional específico para los docentes puede ayudarlos a comprender y satisfacer mejor las necesidades de diversos estudiantes.

Otro aspecto importante de la reforma educativa es la contratación y retención de docentes y líderes educativos diversos. Esto se puede lograr mediante esfuerzos de contratación específicos, 

becas y programas de tutoría para alentar a más personas negras y morenas a seguir carreras en educación. Además, brindar apoyo continuo y desarrollo profesional a docentes de diversos orígenes puede ayudar a construir un plan de estudios más inclusivo y culturalmente receptivo.

La reforma educativa también requiere una reevaluación y diversificación del plan de estudios. Incorporar la historia, las experiencias y las contribuciones de las personas negras y de color puede ayudar a construir una narrativa más inclusiva y precisa. Esto se puede lograr mediante el desarrollo y la implementación de prácticas de enseñanza culturalmente receptivas y la inclusión de diversas voces y perspectivas en libros de texto y materiales educativos. Al implementar estas estrategias y políticas, podemos trabajar hacia un sistema educativo más equitativo que brinde a todos los niños, independientemente de su raza u origen, el conocimiento, las habilidades y las oportunidades que necesitan para tener éxito.

Llamado a la acción de RePublic para una educación equitativa.

Para lograr una educación equitativa para las minorías subrepresentadas, es crucial implementar estrategias e iniciativas específicas que aborden los desafíos únicos que enfrentan. Estas estrategias deben centrarse en brindar apoyo y recursos específicos para garantizar que todos los niños tengan las mismas oportunidades de triunfar.

Una estrategia eficaz es la implementación de un compromiso sólido con la participación de la familia y la comunidad (FACE). La participación de la familia y la comunidad juega un papel vital en el establecimiento de una base sólida para el éxito en las escuelas. Cuando los padres, tutores y miembros de la comunidad participan activamente en el proceso educativo, los estudiantes sienten una mayor sensación de apoyo y motivación. Esta participación ayuda a cerrar la brecha entre el hogar y la escuela, creando una experiencia de aprendizaje perfecta que se extiende más allá de las paredes del aula. Además, al trabajar en colaboración con las familias y la comunidad, las escuelas pueden obtener información valiosa sobre las necesidades y fortalezas de los estudiantes, lo que permite una instrucción más personalizada y efectiva. Esta asociación entre la escuela y la comunidad fomenta un ambiente enriquecedor donde los estudiantes pueden prosperar académica y socialmente. A medida que las Escuelas Públicas continúan prosperando en el sur profundo, el compromiso con la participación familiar y comunitaria sigue siendo esencial para construir bases más sólidas para el éxito de los estudiantes. 

No existe un lugar perfecto para comenzar; además, es vital establecer asociaciones comunitarias e involucrar a los padres y las familias en la educación de sus estudiantes. Al involucrar a los padres y miembros de la comunidad en los procesos de toma de decisiones y crear conexiones sólidas entre las escuelas y las comunidades, podemos crear un entorno educativo más inclusivo y solidario.

Para lograr una reforma educativa significativa y sostenible, las partes interesadas deben desempeñar un papel activo en el impulso del cambio. Las partes interesadas incluyen educadores, formuladores de políticas, miembros de la comunidad, padres y organizaciones de defensa. Al trabajar en colaboración, estas partes interesadas pueden ayudar a dar forma a las políticas, asignar recursos y garantizar que se satisfagan las necesidades de todos los niños.

Los educadores tienen un papel crucial en la implementación de reformas y la creación de aulas inclusivas. Pueden incorporar prácticas de enseñanza culturalmente receptivas, brindar oportunidades de desarrollo profesional y promover un plan de estudios inclusivo que refleje la diversidad de sus estudiantes. Al hacerlo, pueden crear un ambiente que celebre y valore las experiencias y antecedentes de sus diversos académicos.

Los miembros de la comunidad, incluidos los padres, desempeñan un papel vital en la promoción de una educación equitativa. Alentamos a los padres de RePublic a unirse a los consejos asesores de padres en sus respectivas escuelas y entablar un diálogo con educadores y formuladores de políticas. Al expresar activamente sus preocupaciones y contribuir al proceso de toma de decisiones, pueden impulsar el cambio y garantizar que sus voces y las necesidades de sus académicos sean elevadas.

Adelante y hacia arriba

Lograr una educación equitativa para los niños negros y morenos tiene sus raíces en el amor, los logros y el antirracismo. Este es un trabajo con amor y requiere un compromiso inquebrantable de todas las partes interesadas. No basta simplemente con reconocer las disparidades existentes; debemos tomar medidas para desmantelar las barreras sistémicas que perpetúan estas desigualdades. Los esfuerzos de reforma educativa deben priorizar la inclusión, la representación y la capacidad de respuesta cultural, asegurando que todos los estudiantes se sientan vistos, escuchados y valorados en el aula.

Para marcar realmente una diferencia, debemos invertir en el desarrollo profesional de los educadores para fomentar una comprensión profunda de la competencia cultural y la educación sin prejuicios. Además, los formuladores de políticas deben asignar recursos a las escuelas de comunidades desfavorecidas, proporcionando 

servicios de soporte, tecnología e infraestructura necesarios. La colaboración entre organizaciones comunitarias, escuelas, familias y formuladores de políticas es fundamental para que se produzca un cambio sostenible. 

La educación equitativa no es una solución única para todos. Requiere enfoques personalizados que aborden las necesidades y desafíos específicos que enfrentan los estudiantes negros y morenos. Como defensores de la reforma educativa, es nuestra responsabilidad exigir cambios y hacer que nuestros sistemas educativos rindan cuentas. Juntos, sigamos presionando por una reforma educativa equitativa para que todos los niños tengan las mismas oportunidades de triunfar. Construyamos un sistema educativo que eleve y empodere a cada estudiante, independientemente de su raza u origen étnico. ¡La educación de calidad no debería ser una opción, debería ser el estándar!

Si desea conectar a su estudiante con una comunidad que se preocupa por lograr equidad en la educación en el Sur, haga clic aquí para obtener más información sobre nuestras escuelas y las oportunidades disponibles en RePublic Schools.

es_ESEspañol